Vuelvo para volver

colores pastel

Texto y foto: Zaida Ruiz

Cogí boli y papel, pero no podía escribir. Pensé que así conseguiría que el vuelo se pasara más rápido

El sol del atardecer era suficientemente fuerte como para calentarme las mejillas a través del cristal de la ventanilla

El mismo sol que conseguía transportarme antes de tiempo al lugar donde me dirigía, atrás parecía dejar el verano otoñal de Bruselas

Estaba deseando cambiar el gris y las nubes por el calor del sol y el olor a agua salada y arena mojada

Domingo

No es una buena noche
ni siquiera lo fue la tarde
tenía ganas de verte
pero no pude disfrutar del tiempo contigo
no sé si fue por el día
ese en que la naturaleza decide deshacerse de lo prescindible
o si lo que manchó la tarde
fue tu apatía
uno frente al otro
sentados
el silencio prolongado
y tus muecas a propósito
como si quisieras alumbrar la escena que te resultara incómoda
apuré la cerveza con las prisas
no quería hacernos perder más el tiempo
la calle, el frío y un triste cigarro nos estaban esperando

La historia universal

Foto: Gorka Valencia. Texto: Zaida Ruiz

Foto: Gorka Valencia | Texto: Zaida Ruiz

Santi nació el 20 de octubre de 1994. En octubre de 2016 tenía veintidós y estaba en Benidorm. Fuerza, belleza y vitalidad asociadas a juventud. Solo existe el presente. Está lejos la muerte. No te pasará a ti, a mí no, no ahora. Acciones y consecuencias, drogas sintéticas. A todas horas, en cualquier parte. Vida interrumpida, también para los que se quedan.

Una noche larga

tren

Texto: Zaida Ruiz

A las siete de la mañana todavía estaba ebria en las fiestas de un pequeño pueblo de montaña al que iba por primera vez. Era febrero y el duro invierno no había hecho más que empezar. La noche había estado bien. Cerveza, vino y quizá más de una copa. Sin darse cuenta empezó a amanecer y ella todavía seguía en el bar. Poco a poco el efecto del alcohol se disipaba y las ganas de volver a casa cobraban ahora sentido. Sólo pensaba en el camino de vuelta: un tren de cercanías y diez paradas por delante. Eligió el primer asiento que vio, justo al lado de la puerta, sin reparar en que el vagón iba vacío. Unos minutos antes de que arrancara, un chico subió al tren y escogió el asiento contiguo al de ella. Ésta apartó la cara del cristal de la ventana y lo miró. Él hizo lo mismo. Los estragos de la noche anterior se apreciaban en sus rostros. Intercambiaron algunas palabras ininteligibles durante cuarenta y cinco segundos y luego, nada. Silencio. Se volvieron a mirar. Él tenía unos ojos verdes irresistibles. Ella decidió no oponer resistencia.

Una cena

nubes de palomita

Foto: Piermario | Texto: Zaida Ruiz

Teresa estrena casa y nos ha invitado
amigas de la infancia
nachos con queso
olor a gusanitos de maíz y mantequilla
vino
una copa dos copas tres copas
de tinto
Méjico, cielito lindo
esta noche no hay juegos de mesa
no hay tabú no hay rummikub
hay fajitas y nachos resecos
está Wally, el perro y el mago
y no me hagas buscarlos
ya huele a tex mex
una copa
dos copas
tres copas

Brujas mojada

Brujas
la ciudad del amor
de cuento
de encanto especial

Un día soleado a principios de junio
y una mañana entera caminando y recorriendo los lugares más bonitos y turísticos que indicaban los mapas
pero también de desvíos de la ruta marcada

Queríamos descubrir
salir del camino establecido y del goteo de turistas
y así llegamos a las colinas verdes y a los molinos

Molinos

Foto y texto: Zaida Ruiz

A las tres de la tarde el sol pegaba fuerte en nuestros hombros
Brujas es pequeña pero da para mucho

nos dormimos en el césped de un parque

Paseamos siguiendo los canales en búsqueda de un bar que indicaba nuestro mapa
y del que yo me había encaprichado en visitar
pero ese lugar ya no existía
o estaba cerrado

me sentía traicionada por el trozo de papel al que había sobrevalorado

Así fue como decidimos comprar un par de cervezas
de una tienda llena de botellas empolvadas al lado de un canal
y bebérnoslas de paseo por las calles empedradas
de la romántica y novelesca Brujas

Apenas habíamos bebido dos tragos de nuestros botellines cuando
una lluvia tan fuerte como impredecible
nos sorprendió disfrutando de la Kriek y la Chimay
a nosotros y al resto de turistas

Nos cobijamos en un árbol bastante frondoso
pero el agua se filtraba entre las ramas

Tan pronto como había llegado
la lluvia dio una tregua
y aprovechamos para salir de allí a buen paso

Esta vez el chaparrón nos alcanzó en una plaza en la que no habíamos reparado
la lluvia hizo que asistiéramos al concierto que una banda de música
ofrecía en un escenario desmontable
y que se convirtió en el entretenimiento de los que nos cobijábamos
otra vez del agua
en los recovecos de la plaza y en las terrazas cubiertas de los restaurantes

Todos pendientes de la música y de los músicos que como los del Titanic
no dejaban de tocar
y que sonaba suave como un recuerdo lejano
con el tintineo del agua cayendo en el suelo empapado.

Poema improvisado

poema improvisado

Texto y fotografía: Zaida Ruiz

Escribo historias para aliviarme,
sacar mis temores,
sentirme libre.
Escribo historias y adelgazo de golpe
y me dejo llevar.
A veces camino por tierras áridas,
mis pasos son torpes,
me pesa el andar.
Otras, pongo rumbo fijo,
hizo las velas
y navego hasta llegar a algún lugar.
Escribo historias y me hago terapia.
A veces vomito palabras que escribo,
otras, todo lo cuestiono y me desdigo.

Esto no es una canción de Manu Chao

lápiz

Foto: Hernán Piñera | Texto: Zaida Ruiz

Copia 20 veces me gusta…

1. Me gusta la gente que se ríe de sí misma
2. Me gusta el olor a café recién hecho por la mañana
3. Me gusta la playa en invierno
4. Me gusta la canela
5. Me gusta que la noche se me vaya de las manos
6. Me gustan los planes inesperados
7. Me gusta la tortilla de patatas
8. Me gusta recordar mi infancia en el chalet de mis abuelos
9. Me gustan las comidas en familia
10. Me gusta dormir
11. Me gusta leer en la terraza del bar de la esquina cuando hace buen tiempo
12. Me gusta el norte
13. Me gusta el mar
14. Me gusta el pelirrojo
15. Me gusta el sur
16. Me gusta mi ciudad a pesar de todo
17. Me gusta perderme en mis pensamientos
18. Me gustan las tormentas de verano
19. Me gusta un buen desayuno
20. Me gusta el sol

Amor loco

Foto: Bachmont

Foto: Bachmont | Texto: Zaida Ruiz

Desenfreno, pasión esquizoide
Me penetras con tu amour fou,
Directo a mi entrepierna.
Una puesta en escena banal
El instinto primitivo al palpar.
La vajilla intacta,
Repleta de comida sin degustar.
El cuenco cae,
Se rompe con un ruido estrepitoso.
Un acto terrorista se ha cometido en la sala de estar.